sábado, 24 de enero de 2015

La historia de Gema contada por sus padres

http://www.cubadebate.cu/noticias/2015/01/24/la-historia-de-gema-contada-por-sus-padres-este-domingo-en-radio-rebelde/#.VMQmNtKG9KU




Gema. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate
En una casa de descanso amplia, fresca y todavía llena de flores de bienvenida a Gema, Adriana y Gerardo nos regalaron una hora de sus vidas – transformadas de golpe en una mañana que cambió la historia de Cuba, el pasado 17 de diciembre- para los oyentes de“La luz en lo oscuro”, el programa de Radio Rebelde exclusivamente dedicado a la causa de los Cinco.
En la charla, marcada por el desenfado y las emociones y que podrá escucharse íntegramente este domingo 25 de enero, a las 10 y 30 de la noche por esa emisora y por Radio Habana Cuba, el matrimonio revela detalles hasta ahora inéditos de la concepción de su niña, las gestiones, dudas y certezas que acompañaron el proceso que culminó con el regreso de los héroes y el anhelado nacimiento.
Entre otras muchas novedades, Adriana contó en la entrevista que “Vilma Espín fue la iniciadora de este gran sueño. Ella siempre estuvo pendiente de buscar una solución, una alternativa para que pudiéramos procrear bajo cualquier concepto…”
A menos de dos metros, la pequeña asistía a las confesiones de sus padres desde los amorosos brazos de Adis, la abuela materna. Ese día cumplía 15 de nacida, aunque sus vivos ojos claros se abrían ante el lente de la cámara de Ismael Francisco como si su relación con la luz tuviera mucho más tiempo.
El diálogo comienza con las emociones del recién estrenado padre. Humorista siempre, Gerardo comenta que en un chequeo médico de rutina sugirió que ni le revisaran el corazón: “Si tuviera algo ya me hubiera muerto…el regreso de por sí fue bien emotivo y en unos pocos días ya teníamos a la niña aquí. Ha sido de película, para resumirlo en una sola frase.
“Alguien me preguntaba el otro día si sueño o recuerdo mucho la prisión. Yo respondí que ya con el tercer abrazo de nuestros compatriotas, empecé a olvidar todo…Es un capítulo cerrado…sí, fueron 16 años de nuestras vidas, pero el bálsamo de amor que hemos recibido en estos días, lo ha curado todo.”
Enfrentados a las cartas que se cruzaron durante 16 años, Gerardo y Adriana se rieron y lloraron de sus propias palabras o sus versos y descubrieron, junto a los realizadores del programa, que casi todo lo que ahora viven, fue soñado exactamente igual a como está pasando. Como diría la abuela desde el sillón de mecer a la beba: “¡Y todavía hay quien no cree en los milagros!”

Gema en brazos de su abuela. A su lado, Gerardo feliz.
Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate



miércoles, 14 de enero de 2015

Programa "Mesa Redonda" - Detalles (Fotos - Video)

Gerardo, Ramón y Tony en la Mesa Redonda: Los Cinco siempre fuimos uno (+ Fotos y Video)

De izquierda a derecha, Nyliam Vázquez, Ramón Labañino, Marianela Samper, Antonio Guerrero, Deisy Francis, Roxana Thompson, Randy Alonso, Gerardo Hernández y Arleen Rodríguez. 
Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate
“Nunca nos vamos a cansar de decir gracias a la solidaridad internacional que hizo posible nuestro regreso. Esta es una victoria de todos”, dijo Ramón Labañino, uno de los tres antiterroristas que cumplían prisión en EEUU y regresaron a la Isla el pasado 17 de diciembre.
Ramón, junto a Gerardo Hernández y Antonio Guerrero, participaron en el programa Mesa Redonda que se transmite por Cubavisión,  conducido por Randy Alonso, con el apoyo de varias periodistas que han seguido regularmente el caso de los Cinco.
Los tres antiterroristas, junto a Fernando González y René González, fueron encarcelados en septiembre de 1998. El 7 de octubre de 2011 ya se había logrado la liberación de René y el 27 de febrero de 2014, la de Fernando. El 17 de diciembre llegaron a Cuba Gerardo, Tony y Ramón.

El regreso

Antonio Guerrero. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate
Los tres recordaron los momentos del regreso. ”Uno lleva 16 años preparándose para este momento, pero no estaba preparado para el regreso aquel día, cuenta Ramón. Elizabeth le había hecho una visita en diciembre, y le dijo que habían trasladado a Gerardo. Le dije: ‘prepárate, que en cualquier momento me trasladan a mí’. El lunes, estaba descansando, y me llama el guardia, y me dice: ‘pon el reloj en la taquilla, ponte los tenis y ven conmigo’. Me lleva al lugar donde uno se cambia de ropa, y me pasan a otro sitio para ponernos las cadenas. Oigo que dicen una cosa rara: ‘hay que sacar a esta persona hacia el aeropuerto más cercano. Las propiedades hay que trasladarlas’.
Me entró la inquietud -rememora. “A mí algo me parecía muy extraño. Y yo, que soy el más optimista de los tres, empecé a pensar que quizá iba a pasar algo bueno. Me sacan, me esposan y me montan en el Van, con dos guardias, y me trasladan hacia el Aeropuerto. Fue una operación relámpago. Llegamos y en eso escucho que dicen: ‘Apúrate que el otro viene atrás’. Me montan en otra camioneta y me trasladan para una institución médica”.
Antonio recuerda que a las 5 y media de la mañana del lunes 15 de diciembre, llegó un oficial a su celda y le dijo: “Guerrero, empaca. A las 6 y media tienes que estar en el andén”. “Lo primero que me vino a la cabeza fue: llegó el momento. Empiezo a recoger mis pertenencias, y escribo un mensaje (por correo electrónico): ‘me dijeron empaca’”.
Tony se dio cuenta de que aquel traslado no era normal. Llegó al lugar donde se reencontraría con sus compañeros después de Ramón, como a las tres de la tarde. “Hay un oficial, al que trato de sacarle información. Me llevan a una celda de otra área: ‘Duerme tranquilo, que mañana a las 7 te vengo a buscar’, dijo.  Me encierran ahí. Aparto de mi mente esa noche la idea de que iba para Cuba. Antes de las 7 de la mana oigo la pregunta: ¿estás listo? Vamos por un pasillo a velocidad supersónica. Surge un incidente en el pasillo: los oficiales corriendo y yo caminando. Me entran a un salón de visitas y veo a una persona dándole la mano a Gerardo. Grité: ¡Gerar!”
Cuenta Gerardo que a pesar de que siempre dije que pensaría en el regreso a Cuba el día en que el avión aterrizara, reconoce que peleó fuertemente con su mente en los días previos al retorno a la Isla. “Cuando vi a Tony y a Ramón admití: ‘esto cambió’. Cuando aterrizó el avión en Cuba, los oficiales subían y bajaban por la escalerilla y nos demoramos en bajar. Me dije: ‘Si esto se demora, me tiro por una ventana”, añade.
“A mí no me dijeron nada, confirma Ramón, pero yo me hacía la idea de que iba a Cuba. El 80 por ciento de mí sabía que venía. Esa noche no dormí. Estaba pendiente de los muchachos, si los veía en algún lugar (a Tony y a Gerardo). Me pasé la noche haciendo ejercicios. Alrededor de las 8, llegó un guardia, abrió la puerta, y me dijo: ‘vas para el área de visita’. A partir de ahora, no llevarás más las esposas… Como Tony, me sacaron muy rápido por el pasillo. De pronto tenía a Gerardo delante, y a Tony. La felicidad fue enorme. Corrí hacia ellos”.
“Cuando nos encontramos los tres, nos presentaron a los oficiales que nos acompañarían. Entonces nos permitieron abrazamos”. Ramón reconoce que toda la operación para el regreso fue discreta, coordinada, calculada milímetro a milímetro.

Con Gerardo

Gerardo Hernández. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate
Antonio cuenta que había tenido un sueño recurrente en el que veía pasar a Gerardo y este le decía: “Vamos”. Por eso cuando lo vio en el hospital militar de donde partirían los tres hacia Cuba, sintió que aquel sueño premonitorio era el augurio de una gran alegría. “Cuando nos vimos los tres nos empezamos a portar un poquito mal, porque la alegría no había modo de detenerla. Eso fue el 16. Nos regresaron luego a la celda. Ahí nos enteramos de que a las 8 y 10 de la mañana siguiente estaríamos en Cuba, y que esa noche, aunque quisiéramos, no íbamos a dormir”. “Que no haya cámaras, porque todo el mundo tendrá ojeras”, bromeó entonces Gerardo.
A las tres de la mañana del 17, los llamaron. Les dieron ropa, porque no podían ser liberados con la de la prisión. Las tres mudas eran casi idénticas. Gerardo empezó a hacer de las suyas, recuerda Tony. Agarraron unos pomitos con pastillas y las convirtieron en unas maracas. “Hicimos un trío”, admite Gerardo, y otra vez bromea: “Prometo no decir el nombre del trío”.

Dieciséis años en el infierno

Antonio Guerrero, Ramón Labañino y Gerardo Hernández con el sello acuñado por los 15 años de la Mesa Redonda. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate
Ramón recuerda las circunstancias en que fueron apresados en Miami, el 12 de septiembre de 1998. “Todo ocurrió muy rápido. El FBI nos conminó a la traición”, dice, pero él al principio intentó tantear qué sabían los oficiales norteamericanos. Pero cuando vio a todos los muchachos presos, se dio cuenta de que aquello era algo más serio, y en ese momento supo que había llegado la hora crucial para que un ser humano se reafirme, o no, como revolucionario: “Nosotros optamos por nuestra Patria.”
Añade que se trataba de una elección que no solo suponía una traición de tipo personal, sino que podría acarrear graves consecuencias a la Patria: “Podía manipularse aquel proceso en contra de nuestro pueblo. Ninguno de nosotros Cinco se doblegó”.
Los llevaron al Centro de Detención de Miami, al piso 13 –en el 12 está el hueco-. Los aislaron. Luego tuvieron la primera visita del abogado de oficio, y el 14 de septiembre de 1998 nos vimos los Cinco en la Corte. “Ahí me percaté quiénes habían pactado con el FBI y quiénes no se doblegaron. Ahí supe que  aquellos Cinco que no se doblegaron íbamos a estar juntos, y a morirnos juntos”, añade Ramón.

Inicialmente éramos 10

Ramón Labañino. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate
Fue difícil ese momento, reconoce Gerardo. “Inicialmente éramos 10. Yo era el único que los conocía a todos. Y en efecto, cinco no resistieron las presiones y decidieron cooperar con las autoridades en contra nuestra. El daño no fue tan grande desde el punto operativo, porque gracias a la compartimentación no sabían tanto. La Fiscalía solo pudo sentar a uno de ellos en la corte para testificar contra nosotros”.
Admite que el objetivo de los fiscales y del FBI era armar un show propagandístico. “Ellos sabían que no habíamos hecho ningún daño al país, ni teníamos información que dañara la seguridad nacional de EEUU”. Recuerda un artículo publicado en el Miami Herald, cuyo título era “El espía tiene la llave”. Apostaba por que el “espía” Gerardo Hernández acusara a Fidel Castro por el derribo de las avionetas del grupo terrorista Hermanos al rescate, el 24 de febrero de 1994. Lo hará, cuando pierda todas las apelaciones, desafiaba el periódico de la contrarrevolución.
“Había tres oficiales entre nosotros, y estaban en el grupo de los Cinco que no se doblegaron. Los que decidieron colaborar con EEUU no tenían ese rango. Por eso el sueño dorado de la fiscalía era tener un oficial para acusar a Cuba. Cuando no lo consiguieron, se decidieron por el ensañamiento”, dice Gerardo.
El jefe del grupo añade que “Cinco decidieron claudicar, pero quiero resaltar la actitud de mis hermanos. Contra René y Fernando no tenían mucho, y si hubieran claudicado no habrían durado ni un año en prisión. Pero mantuvieron su actitud. Cuando ellos, Tony y Ramón se mantuvieron firmes, surgieron los Cinco”.
Antonio recuerda que la Corte les había designado abogados de oficio, “pero nosotros definimos la estrategia como grupo… Nos dábamos fuerzas unos a los otros. Todo lo compartíamos. Éramos cinco personas, pero éramos uno solo, la verdad”.

No estábamos en esa situación por casualidad

Durante la transmisión de la Mesa Redonda de la Televisión Cubana. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate
Inicialmente Antonio y Ramón tenían “las luces apagadas”. Gerardo hace referencia a las sentencias de vida o cadenas perpetuas que pesaba sobre ellos. “En nuestras mentes lo único seguro que había era que debíamos morir en prisión, si se mantenía la decisión del gobierno. Obviamente, uno piensa que puede también no ser así… Pero lo que uno sabe con certeza es que no estábamos en ese lugar por casualidad”, añade.
No era un misión improvisada, los Cinco sabían a lo que se exponían y por qué lo hacían. Gerardo recuerda también que “los compañeros que nos entrenaron, debieron saber por qué lo hacían”. Barajaban la variable de que podían caer durante la misión y que no podían reconocer que trabajaban para Cuba. “Lo asumimos conscientemente”, admite.
Un día descubrieron la entrevista que Fidel le dio a la periodista de la CNN, Lucía Newman. Ante una pregunta de la reportera sobre los Cinco, el Comandante respondió: Si ellos trabajaban para Cuba, Cuba nunca los va a abandonar. “Eso fue lo que nos dio el puntillazo final. Nos pasamos el periódico de una celda a la otra. Y de ahí en adelante, el enemigo no tuvo el menor chance con nosotros”.
Antonio dice que “nosotros nunca estuvimos presos. Y la gente dirá: ahora se volvió loco. Había una fuerza interior, basada en la certeza de que habíamos hecho lo justo. Si tú tienes apego a las cosas materiales, si tus objetivos son otros, si no estás convencido, no puedes sostenerte. Por eso no estuvimos presos… No hicimos nada extraordinario, sino lo que debíamos… No nos sentimos nunca derrotados”.
Ramón reconoce que pensaba mucho en su esposa y en sus hijas, y que se refugió en el deporte para no pensar en la dureza que lo rodeaba. “Me concentraba en otra cosa. Por las noches, buscaba recursos sicológicos: la música -la de Silvio, de los Van Van-, el deporte, la poesía. Ser traidor no es una opción para un revolucionario. Y nos decíamos: el día en que el tablero se pongan a uno por uno, Gerardo es el primero. Si él estaba libre, todos estábamos libres. Cada minuto que pasé en la cárcel yo veía a nuestros hermanos conmigo. Yo nunca me veía solo.”

Los amigos

En los minutos finales, los tres recuerdan a los numerosos amigos que lucharon todos estos años por el retorno de los Cinco a la Isla. Antonio habla de los abogados, que inicialmente eran de oficio y que cuando conocieron los detalles de la causa, “llegaron a identificarse con nosotros y con nuestras familias. Incluso sentían admiración por nuestra causa”.
Especialmente tiene palabras emocionadas para el abogado Leonard Weinglass, “un amigo entrañable. Lamentablemente él no pudo disfrutar esta victoria, pero él es merecedor de esta victoria”.
Recuerdan también a norteamericanos que mostraron su solidaridad en las condiciones más difíciles. Algunos perdieron hasta su trabajo por su vínculo con la causa de los Cinco, y otros la expresaron en ambientes tan hostiles, como Miami. La solidaridad fue una constante en todos estos años, y también el respeto de muchos estadounidenses, incluidos aquellos presos comunes con los que compartieron prisión.
“A todos los que mostraron su solidaridad, a ellos va nuestro abrazo”, dice Gerardo.
 Familiares de los Cinco. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate
Nyliam Vázquez, periodista de Juventud Rebelde. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate
Gerardo Hernández. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Los Héroes en persona

The U.S. judges who sought clemency for the Five


National Committee To Free The Cuban Five
Tue., Jan. 6, 2014
The U.S. judges who sought
clemency for the Five 

Former Calif. Sup. Court Justice Reynoso
By Steve Patt




It couldn't be known until now.
A San Francisco Chronicle article on Jan. 1, 2015 has revealed that former U.S. judges requested clemency for the Cuban Five in early 2014 by a letter hand-delivered to President Barack Obama.
Nine retired appellate court judges from California, Washington, Montana and Iowa submitted the Feb. 24, 2014 letter to Obama, urging clemency for the three remaining members of the Five, a deed that only became public after Gerardo Hernández, Ramón Labañino and Antonio Guerrero were home.
The letter, titled "Justices for Clemency" was personally delivered to Obama, Secretary of State John Kerry and U.S. Attorney General Eric Holder by an unnamed senior U.S. Senator.
Prominent among the letter's signers is former California Supreme Court Justice Cruz Reynoso, the first Latino in that court and recipient of the Presidential Medal of Freedom, the U.S. highest civilian honor, for his life's work advocating social justice.
According to the Chronicle, Justice Reynoso was "also dismayed by post-trial disclosures that some Miami journalists - whose reports during the trial further inflamed the atmosphere, according to advocates for the defendants - were on the U.S. State Department payroll."

The letter to Obama is impressive for the detailed study of the appellate record by the nine justices, including the issue of the U.S.-paid journalists:
"Each of us has examined the relevant appeals record in the case of the 'Cuban 5'. We concur with the August, 2005, unanimous opinion of the three-judge panel of the 11th Circuit Court of Appeals, (No. 01-17176) that pervasive community prejudice, intense and inflammatory publicity - in part funded by the federal government - prosecutorial misconduct and denial of multiple motions for change of venue, denied the defendants their constitutional right to a fair trial. We do not agree with the subsequent, divided en banc decision that extensive voir dire cured these fundamental defects."
Brian Kahn
Montana attorney, journalist and documentary filmmaker Brian Kahn organized the campaign after he learned about the Cuban Five case in 2013. He interviewed Bill Norris, Ramón Labañino's attorney, for his radio program, "Home Ground Radio" on Yellowstone Public Radio in late February 2013. 

Kahn says, "I felt they'd clearly been denied a fair trial. I felt the most credible source to appeal to the President would be retired appellate justices. A senior Senator - not from Montana - confirmed this, so I set about to find them.
"The justices deserve deep appreciation for their commitment to justice, and putting their names on the line."
Reaching out to 20 judges in the space of a year, Kahn gave them legal documents from the case, including the 2005 three-judge unanimous decision overturning the Five's conviction and the facts of the Miami journalists who received U.S. government pay during the trial.
The National Committee to Free the Cuban Five - together with Partnership for Civil Justice Fund and Liberation newspaper - spearheaded the effort to expose the role of Miami reporters receiving pay from the U.S. government, whose coverage of the Five's arrest and prosecution created a highly-prejudicial atmosphere in Miami that irreparably violated their right to a fair trial.
Gloria La Riva, National Committee coordinator, said, "Exposing the Miami trial farce and the government's misconduct in paying Miami reporters during the Five's trial was critical not only to the appeals process, but to the political struggle for the Five's freedom as well.
"We salute the justices' call for clemency and Brian Kahn for his creative and steadfast effort, one more part of the worldwide wave of campaigns and actions for the Five's freedom."
On December 19, 2014, the justices sent a letter of appreciation to President Obama.
The justices are:
Honorable Cruz Reynoso, Supreme Court of California, Presidential Medal of Freedom
Hon. William Leaphart, Supreme Court of Montana
Hon. Mark McCormick, Supreme Court of Iowa
Hon. James Regnier, Supreme Court of Montana
Hon. Terry Trieweiler, Supreme Court of Montana
Hon. William A. Newsom, California Court of Appeals
Hon. Marc Poche, California Court of Appeals
Hon. John Racanelli, California Court of Appeals
Hon. Robert Utter, Supreme Court of Washington State

Los Cinco son mi Moncada

Ida Garberi*

“Soy feliz, soy un hombre feliz, y quiero que me perdonen, por este día  los muertos de mi felicidad”                                                 Silvio Rodríguez-Pequeña serenata diurna

Cuando el 17 de diciembre de 2014, en el televisor, vi bajar de las escaleras del avión a Gerardo, Ramón y Antonio no pude creerlo, la felicidad inundó mi alma y casi pensé que estaba soñando, que no podía ser real.

Es imposible describir todos los sentimientos que pasaron por mi cuerpo…Pensé en seguida en las familias, en las esposas, en el momento del reencuentro, manos entre manos, besos dulces y enérgicos…después respiré hondo y entre las lágrimas de felicidad me di cuenta que la justicia, por una vez, había ganado.

Un momento después una pequeña tristeza puso una sombra en mi corazón, pensé en todos aquellos y en todas aquellas que no pudieron ver con vida este maravilloso momento. Fueron algunos y algunas, como siempre me disculpo por no hablar de todos y todas…quien me lee sabe que personalmente mi pequeña sombra en el corazón se llama Celia Hart Santamaría.

Estoy segura que ella vio todo en el mundo donde ahora nos observa y nos protege, pero no pude evitar ir a llevarle flores, que eran no solos mías, que de atrevida las puse a nombre de Tony y de los Cinco también, que iba a llevarlos a todos conmigo un día, para poderla saludar todos juntos, le conté todas las emociones, le conté lo lindo que son todos los Cinco juntos, que iba a nacer Gema…la alegría que aquel sueño suyo de ayudar Adriana “por control remoto” ya era realidad.

¿Por qué la felicidad nunca está completa?

Regresando a la casa busqué en todos sus artículos…esperaba encontrar una señal y en “La Tierra necesita su Moncada” encontré palabras para este momento que estoy viviendo, cuando Celia percibe, en una víspera del 26 de julio, la presencia de Haydée... “Mi madre me tocó la piel….allí donde a ella le gusta colocarse frente a mí para decirme que respirara, que sintiera, que entendiera la felicidad…. Y terminé por escucharle y la envidié un poco menos por no haber estado con ellos aquel 26 donde ella misma dice ‘fueron los tiempos vividos más felices’”.

Así Celia hizo conmigo ayer, cuando, al fin, logré abrazar a Ramón y Tony en la última actividad de la OSPAAAL, en la UNEAC, “El 5 por lo Cinco”, que se transformaba en “El 5 con los Cinco”.

Fue un lindo resumen sobre la lucha de todos estos años, muy emotivo fue el cuento de Tony de cómo transcurrieron sus horas desde que lo trasladaron para su liberación, el encuentro con Gerardo y Ramón y su llegada a la Patria.

Ramón Labañino- quien ofreció disculpas a los asistentes por la ausencia de Gerardo Hernández que se encontraba al lado de su Adriana, a término de gestación- afirmó “tuvimos miles de sueños, pero este que vivimos hoy en día los superó todos: es el mejor, el más hermoso y este es un lugar especial porque aquí podemos llegar a todos los compañeros, no solamente de nuestro pueblo sino también de la solidaridad internacional para agradecerle su lucha por nosotros”.

Temblé de alegría en el abrazo con Tony, también mi sueño ya era realidad…en ese momento entendí otras palabras de Celia, porque un acto tan sencillo pudiera ser de compañerismo universal…por un momento, gracias a la cercanía de su alma, toqué las estrellas… “No necesitó mi madre leer tratados filosóficos para comprender el sentido de la auténtica felicidad. Lo que nos cuesta a nosotros años de estudio y siglos de controversias estériles, a los verdaderos revolucionarios les basta con el primer aletear de una mariposa en una mañana de verano. Por eso sostengo que sí, que sí son diferentes ellos y nosotros…Los iluminados no miden la vida con los patrones comunes a lo que llamamos felicidad, su métrica es la de las estrellas”(1).

 *columnista de Cubainformación

(1) Prólogo del libro “Haydée habla del Moncada” de Celia Hart Santamaría

Visita Antonio Guerrero el Museo Nacional de Historia Natural



Amigos:
 No podíamos creerlo cuando la recepcionista llamó a la Directora y le dijo:
¡¡¡Aquí está Tony Guerrero!!!
 Aunque esperada y muy deseada, nunca imaginamos que el primer día de trabajo del año nos regalara la visita de este ilustre miembro de nuestro colectivo.
 El aviso inesperado de la recepcionista revolucionó al Museo. Sin esperar avisos ni ceremonia de bienvenida, abordó el ascensor y se dirigió al 4to. Piso, donde ya nos habíamos congregado todos, muy emocionados, a esperarlo.
 Modesto, sencillo, apasionado por la naturaleza, por la patria, por su pueblo, comenzó sonriente a abrazar a todos y cada uno de los trabajadores y nos dirigimos a la Dirección, donde entabló un ameno diálogo, agradeciendo nuestro modesto aporte a la batalla por su excarcelación. Según manifestó, como un trabajador más del Museo, viene lleno de planes para continuar trabajando con nosotros y hasta para celebrar juntos el Día de la Ciencia Cubana. Dijo que quería encontrarse, de manera planificada, con todo el colectivo, muchos lamentarán no haber estado hoy aquí, y fechamos el encuentro para ese importante día, el 15 de enero. Pospusimos para ese día su recorrido por nuestras exhibiciones, pues tenía algo de prisa y desea recorrerlas con tiempo.
 Le comunicamos nuestros planes de celebrar el regreso de todos y el aniversario del natalicio de nuestro José Martí, inaugurando, juntas por vez primera, una muestra de las cuatro exposiciones de pintura de su autoría, que constituyen patrimonio del Museo. Le gustó la idea y solamente propuso que lo hagamos el 27, pues sabe que el 28 tendrá otras actividades por la efeméride, así que ya nos disponemos a organizarlo todo para ese día, con redoblado entusiasmo infundido por su más que agradable visita.
 ¡¡¡Qué incentivo para comenzar un nuevo año de trabajo!!!
 En su despedida nos dijo que era esta su primera visita oficial a una institución, qué orgullo para nosotros, qué alegría, por eso comparto con ustedes la noticia y las imágenes.
 Saludos,
Lic. Regla C. Balmori Alvarez
Especialista en Comunicación
Museo Nacional de Historia Natural

[N. del E.: A continuación, Tony realizó una breve visita a la Biblioteca Rubén Martínez Villena, de nuestro SNBP (Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas. Queda constancia del hecho.]

Una más de Gema

Nació Gema: Gerardo afirma a Cubadebate que nunca imaginó una felicidad así

Fue Adriana quien respondió el teléfono. Su voz, medio ronca, medio cortada, a pesar del notable entusiasmo, no me parecía posible. Miré el reloj y marcaba exactamente las doce del día, del mismo día 6 que la tradición nombró de Reyes y al que ella despertó muy temprano, lista para la cesárea que a las 8 y 30 de la mañana trajo al mundo a su hija Gema, de 7,7 libras. Pero era ella, serena, suave y firme, declarándose “bien, bien”, a pesar de las pocas horas transcurridas desde la cirugía. No hay la mínima tensión. La alegría se puede tocar a través del teléfono. 
Ella ríe cuando habla él. Siempre fue así, pero ahora parece tan natural como inevitable. La felicidad humana no tiene mejor modo de expresarse. Gerardo es un cascabel. Y se declara “contentísimo, super emcionado…nunca imaginé una felicidad así”. No hace falta estar en la habitación para saber que mira a Adriana y a Gema con la misma ternura que le ganó la admiración de toda Cuba, cuando tomó con sus dos manos el hermoso rostro de su muchacha, en el regreso a la Patria. Ahora, conmovido, comenta que “ella está un poco adolorida y hoy no tendremos visita para que descanse. Pero ya verán las imágenes.”
Él estuvo todo el tiempo y sí, tomó las primeras fotos de su hija. Mientras nos llegan, es lo que puedo contarles.

Nació Gema

A las 8 y 30 del Día de Reyes de 2015, Año 57 de la Revolución, nació en La Habana Gema Hernández Pérez, hija de Gerardo Hernández Nordelo y Adriana Pérez O Connor, la mujer que esperó más que Penélope por el héroe de la Patria y de su vida.
Alicia Jrapko y Bill Hackwell, los fieles amigos residente en Estados Unidos, que durante los duros años de separación, se convirtieron en una suerte de padres para el matrimonio, nos confirmaron vía telefónica que Gema nació por cesárea y pesó 7,7 libras que según Gerardo es muy hermosa y que él personalmente tomó las primeras imágenes que pondrá a circular en cuanto ambos progenitores estén en condiciones de hacer extensivo al mundo la extraordinaria felicidad que los envuelve como el mayor premio a todos los sufrimientos y la espera de 16 años de injusta separación.

viernes, 9 de enero de 2015

Maradona y Víctor Hugo se reúnen con los Cinco

http://www.cubadebate.cu/fotorreportajes/2015/01/09/maradona-y-victor-se-reunen-con-los-cinco-adelantan-detalles-de-de-zurda-en-la-habana/#.VLBJ-NKG9KU




Maradona y Víctor Hugo se reúnen con los Cinco: adelantan detalles de “De Zurda” en La Habana

Foto Diario Popular
Por Sebastián Sanchi
Diego Maradona vivió uno de los días más felices de su estadía en Cuba. El Diez se encontró en la mañana del miércoles con Víctor Hugo Morales y juntos compartieron un almuerzo y comenzaron a delinear lo que serán los dos programas que se verán la semana que viene por TeleSur. Pero el plato fuerte llegó a la tarde…
El equipo de “De Zurda”, con Diego y Víctor Hugo a la cabeza, charlaron por largo rato con los cinco cubanos que estuvieron detenidos en Miami durante más de una década y que lograron la libertad y el posterior traslado a la Isla.
Los cinco cubanos estuvieron prisioneros en Miami. La lucha del gobierno cubano por lograr su liberación fue incesante, pero poco pudieron hacer hasta que en 2011 se logró la primera de las liberaciones y en 2014 los cinco ya estaban viviendo otra vez en Cuba. Antonio Guerrero Rodríguez, ingeniero en Construcción de aeródromos, poeta, dos hijos; Fernando González Llort, casado, graduado del Instituto de Relaciones Internacionales (ISRI); Gerardo Hernández Nordelo, casado, graduado del ISRI, caricaturista; Ramón Labañino Salazar, casado, tres hijas, graduado de Licenciatura en Economía en la Universidad de La Habana, y René González Sehwerert, casado, dos hijas, piloto e instructor de vuelo, fueron los cinco cubanos que celebraron con el Diez la liberación y compartieron anécdotas de todo tipo.
Cuentan los testigos de la charla que el Diez no pudo evitar la emoción, ya que en el relato cada uno de ellos les contó sus sensaciones de pasar tanto tiempo lejos de la patria, privados de su libertad y sobre todo con cargos muy severos para la justicia norteamericana.
El grupo de los cinco cubanos fueron arrestados en 1998 y luego de un juicio que se extendió por más de seis meses, lograron llegar a las sanciones que recibieron cada uno. Gerardo Hernández Nordelo: 2 cadenas perpetuas más 15 años. Ramón Labañino Salazar: 1 cadena perpetua más 18 años. Antonio Guerrero Rodríguez: 1 cadena perpetua más 10 años. Fernando González Llort: 19 años. René González Sehwerert: 15 años.
Maradona y Víctor Hugo se fueron a descansar plenos. Pero llegará el turno de otra sorpresa para Diego. Es que según pudo averiguar en exclusiva DIARIO POPULAR, el Diez charlará en pleno programa con Ronaldinho. El crack brasileño tiene una excelente relación con Maradona y como está en México, pidió que le armen un estudio y un satélite exclusivo para poder charlar en vivo con la dupla. Sin dudas una experiencia más en la vida del astro.



Los milagros existen y los hombres sí lloran…

8 enero 2015 
Los días van pasando. Las fiestas también. Ya nos fuimos este lunes al trabajo y a las escuelas, con más entusiasmo y alegría que nunca. El 2015 está de rápida arrancada y promete ser un año de grandes acontecimientos, porque el mundo sigue más de cabeza, y la ley de gravedad de la historia y de los seres humanos ya está haciendo y hará lo suyo inexorablemente. Pero seamos optimistas: los milagros sí existen… O los hacemos nosotros.
Los cubanos tuvimos un fin de 2014 tan positivamente sorprendente, que todavía cuesta trabajo creer que los Cinco, ¡todos! ya duermen en casa, y que cantaron a coro El Neciocon Silvio en una esquina del Latinoamericano; que vimos a Raúl anunciar el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos; y a un Obama casi sonriente, junto a un John Kerry seriamente reflexivo, reconocer a dúo la necesidad del cambio de política hacia Cuba. Que conste que sólo después descorchamos las botellas.
Y uno piensa que la alegría es algo que no debiera explicarse. Restituir los vínculos oficiales con el Gobierno norteamericano fue, claro está, una excelente noticia para todo el mundo. Después de medio siglo de terca y heroica resistencia por parte de nuestro pueblo, el acercamiento diplomático o de cualquier otro tipo con los Estados Unidos era, más que un anhelo, la convicción de que más temprano que tarde debía enmendarse tamaña injusticia.
La voluntad política de ambos gobiernos está dicha desde entonces. Pero no será, y no está siendo ya, un camino expedito para las actuales autoridades norteamericanas. Los días, los meses y ¿los años? subsiguientes dirán la última palabra.
Sin embargo, y si de inmensa alegría lloramos y reímos los cubanos, con la sensación de placidez que produce cuando te quitan un inmenso peso de encima, fue por el regreso de los tres hermanos, que completaba el fin de la agonía de los Cinco y de todo este pueblo que no los concebía en prisión ni por un mes y mucho menos por 16 demasiados largos años.
Para la mayoría de nosotros ese era el mayor milagro y el gran gozo que hemos y seguiremos festejando, porque constituye también la confirmación, una vez más, del inmenso poder de las ideas, aún desde el fondo de cinco celdas.
“Estamos viviendo horas tremendas”, me comentó el día siguiente a aquel 17 interminable uno de esos hombres que atesora en sí mismo la virtud de ser exquisito intelectual, dirigente de alto nivel y puro jodedor cubano, una mezcla necesarísima en estos tiempos. Lo vi eufórico, luego, en el concierto de Silvio con los Cinco, y comprendí aún mejor sus palabras.
Los milagros sí existen y son lo más normal del mundo. Por eso cada vez que vemos a uno de los Cinco decir y hacer algo notoriamente cubano, jocoso y natural, volvemos a reír y a secarnos las lágrimas de la emoción. “¡Coño, nunca había llorado tanto, ni tan seguido, yo que me pasé la vida diciéndole a mi hijo que los hombres no lloran”, me decía también por aquellos días uno de esos buenos amigos que irradian alegría por los cuatro costados, otro criollo cien por ciento, que aún en los momentos más difíciles (que a veces vienen demasiado seguidos) siempre le saca lasca a lo adverso y te pone a reír de tu propia (o de su propia) fatalidad.
El nacimiento de Gema, la hija tan esperada y concebida por “control remoto” de Gerardo y Adriana se inscribe, desde este 6 de enero de 2015 como otro prodigio, no tanto de los viejos Melchor, Gaspar y Baltasar, como de la amistad y la solidaridad del pueblo norteamericano con Cuba, y de la labor muchas veces anónima de nuestra medicina revolucionaria, que no por gusto repite este año el 4,2 por mil nacido vivos del pasado año, una de las tasas mortalidad infantil más bajas del mundo.
Ver a Fernando ya trabajando como vicepresidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, es otra de esas maravillas que alegran los corazones de quienes sabemos que lo hará bien, porque es un hombre bueno, y será el mejor regalo para los amigos de Cuba, que, sin pedir nada a cambio, tanto hicieron por su regreso y el de sus cuatro hermanos de lucha.
Tienen razón quienes comentan que Los Cinco, tan cubanísimos y jocosamente ocurrentes, como los hemos visto en cada tribuna o calle donde se han parado, recuerdan a ese otro héroe criollo y bromista sin par, el legendario comandante del sombrero alón y la sonrisa eterna. Sin el humor que nos permite reírnos hasta de nosotros mismos, no hubiésemos sido nunca el pueblo libre y soberano que hoy somos. ¡Gracias a los Camilos de todos los tiempos! ¡Gracias a los muertos y a los héroes vivos de nuestra felicidad!
En este enero de victorias escuché por ahí, de buena tinta, que una persona también muy querida en nuestro país llamó por teléfono a Gerardo, pocos minutos después de su llegada, y aquel le salió con una de sus bromas: “Hermano, todavía huelo a celda”. A lo que ese otro excelente exponente de la cultura y la política cubanas (que no me deja decir su nombre) le respondió algo así como: ¡Compadre, conserva y traslada ese humor y esa frescura tuya a cualquier nueva tarea que te den, que Cuba lo necesita tanto como tu heroísmo”.
Los días van pasando demasiado rápido, y todos seguimos pensando en Fidel y aquel “¡Volveran!” que no fue profecía, sino profunda convicción. Hoy, cuando su pueblo enérgico y viril ríe y canta con lágrimas en los ojos, es porque vive una inmensa emoción y una alegría largamente luchada, que a él le pertenece por derecho propio.
Es difícil explicarla, y tal vez nadie lo hizo mejor que el poeta y escritor uruguayo Mario Benedetti, que por varios años vivió en Cuba después de salir de presidio y verse obligado al destierro. Él escribió por aquellos día de 1983 su cuaderno “Canciones del desexilio”. Años más tarde el cantante argentino Juan Carlos Baglietto musicalizó e hizo famoso uno de aquellos bellos poemas, que luego en Cuba nos los cantó mil veces emocionada esa gorda querida, jodedora y cubanísima, que responde al nombre de Sara González.
Aquí van algunos fragmentos que parecen escritos para cantarse en estos días, porque Mario y Sara (que tanto hizo también por la causa de los Cinco), dondequiera que anden, de seguro están cantando y festejando con nosotros.
(…)
Si los nuestros quedaron sin abrazo,
la patria casi muerta de tristeza,
y el corazón del hombre se hizo añicos
antes de que estallara la vergüenza
Usted preguntará por qué cantamos…
Cantamos porque el río está sonando,
y cuando el río suena suena el río.
Cantamos porque el cruel no tiene nombre
y en cambio tiene nombre su destino.
Cantamos porque el niño y porque todo
y porque algún futuro y porque el pueblo.
Cantamos porque los sobrevivientes
y nuestros muertos quieren que cantemos.
Si fuimos lejos como un horizonte,
si aquí quedaron árboles y cielo,
si cada noche siempre era una ausencia
y cada despertar un desencuentro
Usted preguntará por qué cantamos…
Cantamos porque llueve sobre el surco
y somos militantes de la Vida
y porque no podemos, ni queremos
dejar que la canción se haga cenizas.
Cantamos porque el grito no es bastante
y no es bastante el llanto, ni la bronca.
(…)
Cantamos porque el Sol nos reconoce
y porque el campo huele a primavera
y porque en este tallo, en aquel fruto
cada pregunta tiene su respuesta…


Héroes cubanos en la embajada venezolana: Hemos venido a decir gracias

http://www.cubadebate.cu/fotorreportajes/2015/01/08/heroes-cubanos-en-la-embajada-venezolana-hemos-venido-a-decir-gracias/#.VK9I_NKG9KU

8 enero 2015
Múltiples emociones se agolparon este jueves en el patio de la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en Cuba al recibir a los antiterroristas cubanos recientemente liberados de las cárceles norteamericanas, donde permanecieron 16 años por defender el derecho de la Isla a defenderse.
Recibidos por el embajador Alí Rodríguez Araque y acompañados por sus familiares, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, René González y Fernando González excusaron a Gerardo Hernández por no asistir al encuentro, debido al nacimiento de su hija Gema el pasado 6 de enero.
“Gema, es un fruto del cariño, de la solidaridad. Representa un símbolo no solo para Cuba, sino de las relaciones en general y para nosotros es el símbolo del nuevo despertar en la patria, con las nuevas tareas que necesite la Revolución, nuestro pueblo y nuestro gobierno”, afirmó Labañino.
“Hemos venido a decir gracias al pueblo venezolano por su contribución en la lucha por la liberación de los Cinco”, subrayó.
En sus breves palabras de bienvenida, el embajador Rodríguez Araque dijo sentir alegría por el regreso de los luchadores y reconoció la dignidad que estos hombres representan, así como el pueblo cubano.
“Héroe es un término excepcional”, aseguró el diplomático venezolano, “es la síntesis de muchos valores. En nuestra historia hay héroes que fueron síntesis de momentos de gloria de nuestros pueblos y de verdad que estimula sobremanera compartir con héroes vivos”, exclamó.
“No hemos hecho nada extraordinario, solo lo que nos tocó”, expresó Antonio Guerrero, al reconocer que “estar en este pedacito de Venezuela significa muchas emociones, porque cuando la situación se puso difícil en nuestro país, Venezuela nos dio una mano imprescindible para seguir adelante”.
Asimismo René González valoró el papel de la nación bolivariana y del comandante Hugo Chávez en la batalla por la liberación de los Cinco.
“Todos conocemos el símbolo de la luz al final de un túnel y esa luz fue Chávez.
Sin él esta victoria que estamos celebrando no hubiera sido posible, porque el cambio del continente fue muy importante en esta batalla”, recordó.
Fernando González, por su parte,  aseguró que la alegría del regreso es una victoria rotunda no solo del pueblo de Cuba, sino de todos los que estuvieron involucrados en el movimiento de solidaridad por 16 años, especialmente los venezolanos.
“Sepan que como ustedes nos defendieron a nosotros, estamos dispuestos ahora a dar el paso al frente por Venezuela”, dijo Ramón Labañino en referencia a la agresiva política seguida por Estados Unidos contra la Revolución Bolivariana.
Al contar las peripecias del viaje y la estadía en las diferentes prisiones, Antonio Guerrero subrayó que siempre fue una posición firme de los Cinco regresar juntos y luego de los tres que quedaron en prisión cuando René y Fernando cumplieron sus condenas.
“Dijimos: en ninguna ecuación cuenten conmigo ni con Ramón sin Gerardo, Gerardo tiene que estar en Cuba, sino con nosotros no cuenten para ningún tipo de arreglo”, comentó Guerrero al recordar que siempre los compañeros cubanos que los visitaban en la cárcel aseguraban que los tres debían quedar en libertad”.
“Para nosotros Gerardo siempre fue una inspiración”, dijo Antonio en referencia a las dos cadenas perpetuas, más 15 años de prisión que pesaban sobre él.
Honrados como Héroes de la República de Cuba, desde su llegada a la patria el 17 de diciembre, los Cinco han sido recompensados con el cariño de su pueblo y de todos los revolucionarios del mundo.
En referencia al primer presidente que los reconoció fuera de Cuba, Labaniño expresó: “Tenemos la deuda eterna de abrazar a Chávez. Siempre llevamos presente el cariño y el afecto con los que recibió a nuestros familiares y una forma de pagar esa deuda es abrazarlos a ustedes y al embajador Alí, modestamente les digo, en nombre del pueblo cubano”.
Como un regalo desde la cultura y el arte de Venezuela, la cantante Cecilia Todd regaló a los héroes su magistral interpretación del tema A tu regreso.
El encuentro con los luchadores cubanos contra el terrorismo contó con la presencia de Ricardo Alarcón, uno de los más importantes defensores de esta causa en la Isla y el periodista cubano Max Lesnik, quien desde Miami fue una de las voces más fuertes por la liberación de los Cinco. También estuvieron presentes diplomáticos de la embajada venezolana en La Habana y funcionarios de las instituciones bolivarianas acreditadas en la Isla.
(Prensa Embajada de Venezuela en Cuba)
A-la-izquierda-el-embajador-Alí-Rodríguez

Fotos de Gema

Facebook de Adriana Doncel 


                                      Sin palabras.